Tiroteos por droga convierten Santiago en una de las ciudades más violentas

0
117

SANTIAGO DE LOS CABALLEROS.- Santiago se ha convertido en una de las ciudades más violentas del país, debido a los enfrentamientos entre bandas que se disputan puntos de drogas, los cuales sólo en esta última semana han cobrado la vida de al menos seis personas y provocado heridas a otras cinco.

Las balaceras ocurrieron en el distrito municipal Santiago Oeste, en el Ejido y el ensanche Espaillat, cuyos moradores se han quejado con las autoridades y han denunciado que los tiroteos no respetan horario ni toque de queda.

Este sábado fueron asesinados un joven de 30 años y una adolescente de 14 fueron asesinados y el domingo, en El Ejído, otro joven de 24 años fue ultimado a balazos por desconocidos que lo sorprendieron en la calle 4, donde compartía con amigos.

A media mañana del domingo asesinaron a la adolescente de 14 años Yomaira Martínez Aybar en el barrio Las Colinas, de Santiago Oeste. Minutos antes, unos hombres con el rostro cubierto interceptaron y ultimaron de 14 balazos a Jeury Miguel Ramos Pérez, de 30 años, en la calle 50, esquina 5, del sector Santa Lucía (La Mosca).

La noche del domingo 17 de enero al menos tres personas resultaron heridas de bala en el mismo sector.

Dominga Contreras, residente en Santa Lucía dijo al periódico Diario Libre que las noches en Cienfuegos parecen un «campo de batalla».

“Aquí se hace de todo y para la Policía y los fiscales todo es amén. Aquí estamos huérfanos. Matan uno y la familia va recogerlo, pero no pasa nada’’, indicó.

El pasado miércoles 20 de enero tres personas fueron asesinadas a tiros y otras tres resultaron heridos por asuntos de droga.

La Policía identificó a las víctimas como Francisco Adolfo de la Cruz (el Negrito), de 37 años; Wander de Jesús Rodríguez (el Coro), de 29, y Adonis Alejandro Taveras (el Poli), de 26.

Sobre este último incidente la Policía apresó a Raudys Silvestre Brito Gómez (Randy), de 39 años, y a Robert Sánchez Tejada, de 29.

En la balacera, ocurrida en el callejón Puchún, del ensanche Espaillat, también habrían participado Julio Ariel Alberto Capellán, Claudio Sebastián Grullón Liriano (el Mello), y unos tales Carlos Anemia y Piro, quienes permanecen prófugos.