En la Provincia Montecristi las nuevas bocinas del PRM

0
62

 

*Por Daygorod Fabián Sánchez, Educador y Analista Político*

_Es loable la labor de permanecer muchos años ejerciendo la oposición desde el ángulo mediático._

_Nunca hubo como intención que se realizara un cambio de tipo real, sino más bien que se cambiara el estatus de unos del PLD por otros del PRM._

*El PLD gastó miles de millones de pesos para tratar de cambiar o torcer la realidad y opinión de la gente, mal pensando que con la compra de medios y opinólogos tendría a las masas en su favor la mayor parte del tiempo.*

_Esa estrategia funcionó durante un tiempo, pero frente al hastío ciudadano no valía decir que todo estaba bien, cuando en verdad todo estaba mal._

_Los adláteres del PRM que fungían en la comunicación hicieron cálculos errados, fundamentados en utopías fruto de sus vacíos existenciales._

*Esas carencias en su personalidad los llevaron a pensar que lograrían salir airosos cuando ganase el PRM el poder, como efectivamente sucedió*.

*Pensaron que cobrarían cientos de miles de pesos, pues alegaban que todo el que emitía juicios a favor del PLD devengaba esos salarios ¡QUE GRAN EQUIVOCACIÓN!*

_Ahora conformados con migajas, pues es evidente que todo CAMBIÓ, se han constituido en los defensores de las mismas prácticas que llevaron al PLD a la oposición: nepotismo, contratos dudosos, carrera de empréstitos desenfrenada, improvisación en la toma de decisiones, etc…_.

_Esa septicemia comunicacional está acorralada no por el PLD ni la Fuerza del Pueblo sino por su mal de fondo, que subyace en su interior: la falta de originalidad, la envidia, el papel sin rumbo y la noción de que si se hacen proveedores del Estado, podrán cobrar mucha publicidad._

*La realidad es que el margen de maniobra económica del gobierno es limitado, se reducirá el gasto de publicidad, las instituciones no podrán designar o nombrar a todo el mundo y eso gastará las esperanzas de estas nuevas bocinas*.

*Les digo nuevas bocinas, pues ya las del PLD pasan a ser las viejas*.