OPINION: Preocupación por la economía

4

Los hechos políticos desencadenados por la suspensión de las elecciones municipales del pasado 16 de febrero del año que transcurre los cuales han provocado que los partidos y la población manifiesten su inconformidad por el indicado acontecimiento nunca visto antes en la República Dominicana, mediante una serie de marchas y protestas ante la Junta Central Electoral (JCE).

Situación que ha dado lugar a que empresarios, industriales, economistas y financistas levanten su voz preocupados porque la incertidumbre que ha creado dicho acontecimiento afectaría el turismo y el clima de negocios.

Se recuerda que las finanzas y la economía deben desenvolverse en un ambiente de confianza a los fines de evitar la consabida incertidumbre e inestabilidad en estos sectores ya que de no ser así los inversionistas caracterizados por la aversión al riesgo tienden a restringir sus acciones en todo lo que concierne a las actividades de negocio refugiándose en inversiones de rentas fijas y en el oro para evitar la erosión de sus capitales.

Con dicho proceder se afectan por ende la demanda de materias primas y bienes intermedios, la producción, el empleo y el consumo, dando lugar a una parálisis en todo el aparato productivo disminuyendo con ello la creación de riquezas, el cobro de impuestos y aranceles y por supuesto afectando las finanzas públicas.

Conforme lo anterior no solo afecta la economía sino también la débil institucionalidad que hoy impera en la nación dominicana lo que invita a un dialogo franco entre los actores políticos para preservar la estabilidad que requieren las actividades económicas y financieras.

El sector turístico dominicano afectado el año pasado por la pérdida de vida de algunos turistas afectó sensiblemente el crecimiento de dicho sector a lo que ahora se le suma la enfermedad neurológica provocada por el Coronavirus que aunque aún no ha llegado al país esta enfermedad ha provocado la disminución del turismo internacional y de agudizarse la situación política creada por la suspensión de las elecciones municipales puede llevar a dicho sector económico a una situación de crisis total que pueda tomar tiempo en su recuperación.

El gobierno dominicano debe propiciar un ambiente de respecto a la institucionalidad, al estado de derecho, la estabilidad económica y mantener un clima de negocios que garantice la confianza en el inversionista, la banca y demás agentes actuantes en las actividades comerciales y financieras.

Muchas veces las autoridades dominicanas actúan sin amor a la patria pues pese a la delicada situación financiera que vive el país, el hecho mismo de repetir unas elecciones implica mayores gastos en un proceso que de por sí ha conllevado muchos recursos financieros provenientes fundamentalmente de los impuestos que día a día pagan los dominicanos.

El hecho de erogar recursos adicionales no presupuestados para el desarrollo de las elecciones municipales extraordinarias implica realizar ajustes al Presupuesto General del Estado afectando por ende la ejecución de importantes planes, programas y proyectos a los cuales previamente se les había consignado los fondos correspondientes.

Se espera, no obstante la prontitud y gravedad de la situación política e institucional que se ha creado en el país, debido a la señalada suspensión de las elecciones municipales, que las autoridades dominicanas respeten las leyes y constitución en el momento de ajustar los presupuestos de los distintos ministerios al desviar fondos que se les había consignado para el desenvolvimiento de sus operaciones hacia la Junta Central Electoral para llevar a cabo las elecciones municipales extraordinarias.

Por lo que se impone que las autoridades envíen al Congreso Nacional cualquier ajuste que haya que hacer al Presupuesto General del Estado para su conocimiento, discusión, aprobación o rechazo.

Es por ello la preocupación que hoy invade a distintos sectores del país pues la situación política creada actualmente de no detenerse arrastrará la economía dominicana.

Por lo que se invita a las autoridades a tomar las medidas correspondientes lo más urgente posible si no se quiere que haya un disminución en el crecimiento económico del país de este año y por ende afecte las ejecutorias del próximo gobierno a iniciarse el 16 de agosto del presente año, que lo presidirá el candidato del Partido Revolución Moderno (PRM) y de paso evitar a la nación dominicana mayores traumas.

Realmente el momento es de preocupación por la economía dominicana, entre otros aspectos de la vida nacional.