Violencia: estrés postraumático en la mujer maltratada

12

Jaclin Campos
jaclin.campos@listindiario.com
Santo Domingo
Las mujeres víctimas de violencia doméstica pueden sufrir secuelas a largo plazo como el trastorno de estrés postraumático, cuyos síntomas podrían prolongarse durante mucho tiempo, incluso cuando la mujer ha salido de la relación de abuso.

Así lo informa Gisela Eusebio, quien es psicóloga y presidenta de la Fundación Gissell Eusebio Life Transformer, entidad que trabaja con mujeres víctimas de violencia intrafamiliar.

El trastorno de estrés postraumático, explica Eusebio, puede provocar en la mujer maltratada síntomas como insomnio, pesadillas y miedos.

Este trastorno también desencadena enfermedades psicosomáticas como úlceras, gastritis, diarrea y dolores de cabeza.

El inicio, la duración y la gravedad de los síntomas varían de una persona a otra.

“Depende de las experiencias vividas y del grado de tensión al cual fue sometida la persona”, argumenta Eusebio.

La especialista señala que, para superar el trauma, la mujer debe asistir a terapia con un profesional de la conducta o participar en grupos de apoyo.

Algunas personas necesitan medicación.

Episodios

El estrés postraumático es un problema de salud mental que se desarrolla luego de experimentar o presenciar algún evento traumático, peligroso o doloroso.

Entre esos eventos se destacan las catástrofes (accidentes, huracanes, terremotos…), los ataques violentos (como en un asalto), la participación en una guerra o combate (los veteranos de guerra tienen alta incidencia de esta condición) y los casos de abuso.

CLAVES

Síntomas.

La persona afectada piensa de forma recurrente en el evento, muestra hipervigilancia (un estado aumentado de alerta) y evita lugares o circunstancias que le recuerden el episodio traumático.

Apoyo.

En el 2018 la Fundación Gissell Eusebio Life Transformer lanzó un programa de acompañamiento para mujeres víctimas de violencia machista. Lo denominó “Coaching para mujeres bien tratadas”.