Una carta a Félix María del Monte

9

Juan Daniel Balcácer
jdbalcacer@gmail.com
El 28 de octubre de 1893, el “Listín Diario” publicó una carta del general Juan Francisco Sánchez de Peña (Papí), hijo de Francisco del Rosario Sánchez, dirigida a Félix María del Monte, presidente de la junta erectora de una serie de reconocimientos que comenzarían primero con una estatua dedicada a Duarte, y después a los demás próceres independentistas. A continuación, reproduzco parte del texto de dicha misiva:

“Muy señor mío: Tengo a la vista la circular No. 3 que la Junta que usted preside ha resuelto pasar con el fin de recabar el concurso material de la ciudadanía para la erección de una estatua de bronce al General Juan Pablo Duarte que ustedes intitulan “Fundador de la República” y “primer prócer de la Patria”.

“En mi calidad de hijo del “Caudillo del 27 de Febrero de 1844 y Mártir del Cercado”, tengo como el mayor de todos mis deberes el de ayudar las manifestaciones del patriotismo y ofrecerme en holocausto en caso de que la nacionalidad dominicana tuviese necesidad de nuevos sacrificios para su defensa, sin embargo, y a causa de esta misma afirmación de mis propósitos más sagrados, no puedo moralmente contribuir a ningún acto de justicia que no sea esencialmente distributivo o que deprima el nivel histórico en que se han sabido coloca otros próceres de nuestra nacionalidad por sus hechos y por sus sacrificios.

“Es obra harto delicada, y por ende muy difícil que parece más bien propia de generaciones posteriores a la publicación de la historia de un pueblo, la de clasificar a sus héroes y discernir la primacía a quien corresponda legalmente; y es por esta misma razón que el que suscribe ha creído y cree todavía que sería más conveniente dejar unidos e igualados en la tumba a los que quisieron ser iguales e inseparables en la vida, y que la posteridad, ilustrada con el conocimiento de los hechos y de las circunstancias de cada uno de nuestros grandes hombres, sea la que venga a determinar el puesto que deban ocupar gradualmente, y en la conciencia, y en el corazón, y en la gratitud de sus conciudadanos. Atentamente, Juan Francisco Sánchez”.