Trump retira tropas de Siria, declara la derrota de grupo Estado Islámico

14

WASHINGTON — El presidente Donald Trump retirará a los 2.000 efectivos que tiene emplazados en Siria, anunciaron funcionarios el miércoles después que el mandatario súbitamente clamó victoria sobre el grupo Estado Islámico, contradiciendo las evaluaciones de sus propios expertos y generando sorpresa e indignación entre los legisladores de su partido, quienes describieron la medida como precipitada y peligrosa.

El miércoles por la tarde, luego de que la administración confirmara la retirada, el presidente publicó un video en el que dice: “Hemos estado luchando por largo tiempo en Siria. He sido presidente durante casi dos años y realmente nos hemos esforzado y hemos ganado a ISIS. Los hemos derrotado y derrotado en grande. Hemos recuperado territorio y ahora ‘es hora de que nuestras tropas vuelvan a casa’”.

Trump agrega que se siente muy triste cuando tiene que escribir cartas o llamar a padres o esposas o esposos de soldados que han muerto luchando por el país. “Es un gran honor, los atesoramos pero es desgarrador. No hay duda, de que es desgarrador. Ahora, hemos ganado. Es hora de volver. Ellos están alistándose. Los van a ver pronto”, prometió.

Estados Unidos comenzó a lanzar ataques aéreos en Siria en 2014 y al año siguiente ingresaron tropas terrestres para combatir al Estado Islámico (ISIS por sus iniciales en inglés) y entrenar a los rebeldes sirios en un país destruido por la guerra civil. A través de Twitter, Trump declaró abruptamente que la misión había sido completada.

“Hemos vencido a ISIS en Siria, mi único motivo para estar ahí durante la presidencia de Trump”, dijo, mientras el vicepresidente Mike Pence se reunía con altos mandos en el Pentágono. Funcionarios federales dijeron que aún no se han finalizado muchos de los detalles sobre el retiro de las tropas, pero prevén que salgan del país hacia mediados de enero.

Un alto funcionario del gobierno federal, que habló con los reporteros bajo condición de anonimato, dijo que Trump tomó la decisión basándose en su creencia de que Estados Unidos no tiene otro papel en Siria más que combatir al Estado Islámico, cuyos militantes controlan alrededor del 1% del territorio que solían tener durante su apogeo.