Administración Trump limita leyes asilo mientras acercan caravanas

6

WASHINGTON.- El gobierno del presidente Donald Trump anunció este jueves nuevas medidas que negarían el asilo a los migrantes que ingresan ilegalmente al país a través de la frontera sur, entre EE.UU. y México.

Esta nueva regla federal, emitida por el Departamento de Seguridad Nacional y el Departamento de Justicia, negaría el beneficio a las personas que no entren por los puertos oficiales. Se espera que la regulación sea aprobada con la firma de una proclama presidencial el viernes, y ese pudiera ser solo el primer paso.

El gobierno estadounidense invoca poderes de seguridad nacional de emergencia para suspender las protecciones humanitarias de larga data para los extranjeros que llegan a su territorio.

La nuevas reglas se basan en las mismas disposiciones que Trump utilizó para implementar su “prohibición de viajes” a principios de 2017.

Según reporta el portal web de politico.com, se habla de que la regulación busca “canalizar extranjeros inadmisibles hacia los puertos de entrada, donde ellos procederán de manera controlada, ordenada y legal”.

En un comunicado, reporta la agencia Reuters, la secretaria de Seguridad Nacional Kirstjen Nielsen y el fiscal general interino Matthew Whitaker explican que la nueva normativa se da porque el sistema “está abrumado con demasiadas solicitudes de asilo sin mérito” lo que impide otorgárselo a quienes realmente lo merecen.

Se esperan desafíos legales que busquen retrasar o bloquear las restricciones de asilo, y los grupos de defensa de la inmigración insisten en que las leyes de Estados Unidos claramente extienden las protecciones humanitarias a cualquier persona que llegue al país, sin importar cómo ingresen.

De acuerdo con el Servicio de Ciudadanía e Inmigración de Estados Unidos (USCIS por sus siglas en inglés), una persona puede solicitar asilo en el país si ha sido o teme ser perseguido por su raza, religión, nacionalidad, pertenecer a un grupo social particular o por su opinión política.

La semana pasada, el presidente Trump envió hasta 15 mil soldados a la frontera con México para ayudar con la seguridad y evitar el paso irregular de migrantes de la Caravana centroamericana que ya se encuentran en México.