Obispo dice Iglesia debe saciar la sed de justicia por abusos

3

Agencias
Ciudad del Vatican
El sacerdote nombrado por Benedicto XVI para combatir a los pedófilos, monseñor Charles Scicluna, declaró ayer que las crisis de los abusos sexuales de menores son una oportunidad para que la iglesia Católica responda a la “sed de justicia” de las víctimas y de todo el pueblo de Dios.

“No hay otros caminos hacia la humildad que la humillación”, afirmó Scicluna, quien considera que la actual asamblea sinodal no es lugar del que hay que esperar “respuestas veloces” sobre este tema “tremendamente trágico” de los abusos sexuales, pero sí lo será el encuentro de los presidentes de las Conferencias Episcopales de todo el mundo convocado por el Papa Francisco para febrero del próximo año.

El religioso maltés dijo que en esta cumbre especial se afrontarán cuestiones como una mayor responsabilidad de los obispos, la lentitud de la justicia eclesial y la cooperación necesaria con las autoridades civiles.

Cree que ese será el momento en que tendrán que plantear la cuestión, no solo de la prevención, sino también de la responsabilidad.

Tardía
A Scicluna le duele que la justicia eclesial a veces se tome un tiempo un poco exagerado. Su presencia en la rueda de prensa cotidiana sobre el Sínodo sobre los jóvenes que se está llevando a cabo en el Vaticano (del 3 al 28 de octubre) se transformó inevitablemente en una conferencia de prensa sobre las noticias de los últimos tres meses y sobre las perspectivas para el futuro próximo