Reducir tamaño fue esencial para la evolución de los mamíferos

5

Madrid
Ser cada vez más pequeño fue un factor clave que contribuyó a la evolución excepcional de los mamíferos en los últimos 200 millones de años.

Un nuevo estudio recurrió al análisis informático moderno para analizar lo que sucedió con el esqueleto de nuestros pequeños ancestros mamíferos.

El origen de los mamíferos modernos se remonta a más de 200 millones de años hasta la edad de los dinosaurios. Pero mientras los dinosaurios evolucionaron para convertirse en algunos de los animales terrestres más grandes, durante los siguientes 150 millones de años, los antepasados de todos los mamíferos modernos buscaron una estrategia completamente diferente: hacerse muy pequeños.

Los mamíferos modernos son únicos en tener una mandíbula inferior que consiste en un solo hueso con dientes. Por el contrario, todos los demás vertebrados poseen mandíbulas inferiores complejas formadas por al menos cinco o más huesos unidos entre sí. En el curso de la evolución, los fósiles muestran que la mandíbula inferior de los ancestros de los mamíferos se simplificó y se formó una nueva articulación de la mandíbula, mientras que algunos de los otros huesos se movieron al oído medio para ayudar a la audición.

EVOLUCIÓN DE LA MANDÍBULA DE LOS MAMÍFEROS
La investigación del equipo se centró en la cuestión de hace mucho tiempo de cómo era posible simplificar y reestructurar la mandíbula inferior, a la vez que se podía comer y escuchar. Utilizando tomografía computarizada de rayos X (CT) de varios cráneos fósiles y mandíbulas inferiores, los investigadores generaron modelos digitales que fueron sometidos a diferentes simulaciones por ordenador.

Sus resultados mostraron que el pequeño tamaño de los mamíferos fósiles reduce significativamente las tensiones en los huesos de la mandíbula cuando se alimenta, mientras que aún son lo suficientemente poderosos como para capturar y morder a través de las presas, como los insectos.

“Nuestros resultados proporcionan una nueva explicación de cómo evolucionó la mandíbula de los mamíferos hace más de 200 millones de años. Ser muy pequeño parece haber sido crucial para nuestros antepasados mamíferos para reducir las tensiones en la mandíbula durante la alimentación y hacer posible la reestructuración de los huesos de la mandíbula”, explica el autor principal del trabajo, el doctor Stephan Lautenschlager, profesor de la Universidad de Birmingham, en Reino Unido.

La directora del estudio, la profesora Emily Rayfield, de la Universidad de Bristol, agrega: “La evolución de la articulación mandibular de los mamíferos ha dejado perplejos a los paleontólogos durante más de 50 años. Usando métodos computacionales podemos ofrecer explicaciones sobre cómo nuestros ancestros mamíferos pudieron mantener una mandíbula funcional mientras cooptaron los huesos en un complejo sistema de detección de sonido. Nuestra investigación trata de probar ideas de lo que hace que los mamíferos sean únicos entre el reino animal, y cómo pudo haberse producido”.