CODUE y evangélicos oran a favor de la nación Dominicana

17

SANTO DOMINGO. El ejército Dominicano de Oración (EDO), junto al Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), el Servicio Social de Iglesias Dominicanas (SSID), la Red-Pastoral Dominicana, Consejo Nacional de confraternidades de pastores Evangélicos (CONACOPE), auspiciaron el Tercer Desayuno de Oración a favor de la salud social y espiritual de la nación dominicana, los poderes del Estado y la paz general del mundo que atraviesa por conflictos permanentes.

El encuentro, que reunió a líderes nacionales de diferentes confesiones de la fe evangélica, y pastores que vinieron procedentes de los Estados unidos y Corea del Sur, contó la presencia del magistrado presidente del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, doctor Milton Ray Guevara, el cual elevó una plegaria al Todopoderoso por la nación y la justicia dominicana y en todo el mundo.

El programa dio inicio con un tiempo de alabanzas al creador, a cargo de la agrupación Canaán y el señor Pedro Silverio. La oración de apertura estuvo a cargo del reverendo Elvis Samuel Medina quien pidió perdón a Dios eterno, creador del cielo y la tierra y todo lo que existe. Mientras que el presidente del Tribunal Superior Electoral Román Jaquez Liranzo, leyó las Sagradas Escrituras en 1 de Pedro 2:09.

El discurso central del encuentro de oración, fue pronunciado por el Rev. Félix Hernández, pastor del templo el Calvario exponiendo como tema: Una Nación Escogida por Dios. El tercer Desayuno Nacional de Oración, que fue coordinado por el pastor Pedro Choi, presidente del (EDO), se hicieron otras plegarias, a favor del presidente de la República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, la prosperidad, la seguridad social, la detención de las calamidades naturales, por la justicia Dominicana y por los organismos de seguridad del Estado.

El Ejército Dominicano de Oración, es un ministerio cristiano que tiene su sede de operación en Santo Domingo Oeste, y busca la unión de los cristianos evangélicos para orar de manera permanente por los problemas morales y espirituales que afectan al país.