CODUE y evangélicos oran a favor de la nación Dominicana

5

SANTO DOMINGO. El ejército Dominicano de Oración (EDO), junto al Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (CODUE), el Servicio Social de Iglesias Dominicanas (SSID), la Red-Pastoral Dominicana, Consejo Nacional de confraternidades de pastores Evangélicos (CONACOPE), auspiciaron el Tercer Desayuno de Oración a favor de la salud social y espiritual de la nación dominicana, los poderes del Estado y la paz general del mundo que atraviesa por conflictos permanentes.

El encuentro, que reunió a líderes nacionales de diferentes confesiones de la fe evangélica, y pastores que vinieron procedentes de los Estados unidos y Corea del Sur, contó la presencia del magistrado presidente del Tribunal Constitucional de la República Dominicana, doctor Milton Ray Guevara, el cual elevó una plegaria al Todopoderoso por la nación y la justicia dominicana y en todo el mundo.

El programa dio inicio con un tiempo de alabanzas al creador, a cargo de la agrupación Canaán y el señor Pedro Silverio. La oración de apertura estuvo a cargo del reverendo Elvis Samuel Medina quien pidió perdón a Dios eterno, creador del cielo y la tierra y todo lo que existe. Mientras que el presidente del Tribunal Superior Electoral Román Jaquez Liranzo, leyó las Sagradas Escrituras en 1 de Pedro 2:09.

El discurso central del encuentro de oración, fue pronunciado por el Rev. Félix Hernández, pastor del templo el Calvario exponiendo como tema: Una Nación Escogida por Dios. El tercer Desayuno Nacional de Oración, que fue coordinado por el pastor Pedro Choi, presidente del (EDO), se hicieron otras plegarias, a favor del presidente de la República Dominicana, Danilo Medina Sánchez, la prosperidad, la seguridad social, la detención de las calamidades naturales, por la justicia Dominicana y por los organismos de seguridad del Estado.

El Ejército Dominicano de Oración, es un ministerio cristiano que tiene su sede de operación en Santo Domingo Oeste, y busca la unión de los cristianos evangélicos para orar de manera permanente por los problemas morales y espirituales que afectan al país.