Lo que no podemos controlar no nos debe angustiar

13

Santo Domingo
Siempre he pensado que antes de preocuparnos tenemos que ocuparnos. Sin embargo, hay situaciones que, aunque nos preocupemos por evitar, puede que pasen sin que nos demos cuenta. De ahí la importancia de que aprendamos que lo que no podemos controlar no nos debe angustiar.

En momentos en los que, como ahora, abundan los casos de violencia, y por si fuera poco, diversos virus, la gente tiende a ponerse tensa, a perder el sosiego y a desarrollar hipocondría.

Sé que desde hace un tiempo son muchas las mujeres que hasta por una simple discusión con el esposo comienzan a sentir pánico, y dejan que habite en sus mentes la posibilidad de que puedan convertirse en la próxima víctima de la violencia machista.

Lo mismo pasa con quienes temen que se les pegue cualquiera de los virus que se expanden en nuestro país. Es ahí cuando la hipocondría, que es esa condición que hace que la persona manifieste una preocupación constante por su salud, se apodera de ellos.

Esto siembra un miedo irreal a contraer una enfermedad. Muchas veces la manera en que la persona piensa acerca de sus síntomas los agrava, ya que mente y cuerpo se afectan mutuamente.

Manifestación

La persona hipocondríaca se enfoca en cada síntoma o manifestación de su cuerpo y lo percibe como algo grave o como una posible enfermedad. Es incapaz de controlar sus miedos y preocupaciones. Las visitas a los diferentes especialistas de la medicina se vuelven parte de su rutina.

Hay familias propensas a esta condición, y el asunto se agrava en momentos en los que, como ahora, abundan los virus y cunde el pánico aun cuando sabemos que hay afecciones que no representan peligro para el país o para nuestra comunidad.

Es tanto así que los temas de conversación entre los ciudadanos giran en torno a enfermedades, visitas a médicos y síntomas padecidos por unos y otros. Y claro, lo disfrutan.

Miedo

Lo mismo suele pasar con quienes temen convertirse en víctima de la violencia que arropa nuestro país. Solo hablan sobre esos casos, leen todo lo que encuentran sobre estos, escuchan todas las historias y esto aumenta aún más su pánico.

Puedo decirles que la hipocondría está también asociada a un miedo desmedido a la muerte, al dolor y al sufrimiento.

Ahora bien, ¿qué pasa en estos tiempos difíciles que estamos viviendo, cuando es una realidad la cantidad de sucesos, virus y enfermedades que cada día surgen y que están afectando a la humanidad?

Tomar las medidas posibles de prevención que están a nuestro alcance es lo que debemos hacer. No podemos permitir que el miedo se apodere de nosotros, ya que ello paraliza y, por ende, viviríamos paralizados.

((Consejos
Medidas sencillas a tomar en cuenta

• Cuidar nuestros hábitos e higiene. Es algo que está dentro de nuestro control para vivir una vida plena y feliz.
• Lo que no podemos controlar no nos debe angustiar.
• Si la persona vive angustiada y ansiosa por el temor a enfermarse o ser víctima de violencia, debe visitar a un especialista en el área de la salud mental que ayude a desmontar esos temores infundados.