Talento Político: de aspirante a candidato

51

Por DAYGOROD FABIANFecha:

De forma muy minuciosa es correcto darle lectura al informe del año 2017 de la Organización de Estados Americanos (OEA), el cual reza, en una de sus líneas, de la siguiente forma: Mientras más cara es la campaña electoral menos compromiso tiene el candidato con los que ejercen el sufragio.

En sistemas partidarios poco acabados, como el nuestro, el talento se define en victorias. No importando los métodos utilizados para ser electo en las boletas que presentan las agrupaciones políticas cualquier exponente, sin el mínimo grado de inteligencia o formación ideológica, es propuesto en una demarcación bajo el fundamento de los recursos económicos.

Bajo la tesis de que los recursos deben imponerse es que los no talentosos han desviado el sendero de la respetabilidad en los partidos, generando un descredito que arroja como resultado la ilegitimidad (social) de los optados para dirigir la nación. Pasado los días, luego de la muerte de tres grandes constructores de candidaturas en base a ideas (Peña, Bosch y Balaguer) la pusilanimidad se apoderó de personas que tienen las herramientas y el deseo de servir, pero el actual sistema de cosas les impide ocupar posiciones de relevancia electoral.

Un Concejal, un Alcalde, un Diputado y un Senador lucen adocenados cuando les toca exponer sus planes, sus ideas o sus argumentos, pues carecen de visión y su posición estriba en lo advenedizo. Pero fulguran engreídos cuando les toca afirmar que han obtenido la misma posición en más de dos (2) ocasiones bajo el alegato de que con dinero todo se compra ¡esa noción debe de cambiar!

Finalmente ante la imposición de ésta lógica se entronca la actividad partidaria con la realización de negocios y ventajas económicas que desvían el ejercicio partidario hacia lo puramente comercial. En mi provincia hay un vivo ejemplo: Heinz Vieluf (Senador en tres ocasiones).

Cambios a lo interno del PLD y PRM

Encasillar a toda una agrupación raya en lo irracional, y creo que no todos en el PLD y en el PRM son malos, hay grandes hombres y mujeres que tienen elementos suficientes para hacer un ejercicio decente de la actividad partidaria. Es perentorio el debacle político de exponentes en esas organizaciones, por lo que las circunstancias obligan a los partidos, en búsqueda de recuperar credibilidad, a presentar nuevas caras revestidas de pulcritud.

El agotamiento de varios periodos en una misma posición, como es el caso del senador antes citado, crea una esfera de desgaste, que puede llevar a la derrota a esa agrupación partidaria. Igual resulta en el PRM, en el cual, a mi entender, ha dado un paso importante de avance al comenzar a promover al destacado dirigente Santiago Caba (Montecristi) como candidato a Parlamentario.

En el caso del PLD, en esta demarcación, son varios los aspirantes, pero entre quienes poseen la formación, el discurso, la ideología, la empatía y las herramientas para hacer una buena presentación electoral está el destacado dirigente Miguel Alejandro Bejaran (Tito), el cual según las mediciones que hace su propio partido goza de mayor nivel de popularidad que los demás aspirantes.

En el ámbito femenino, fenómeno que le he dado un estricto seguimiento, me parece que la figura ideal es la Dra. Hilda Cabrera. Aparentemente se ha desviado del conflicto que fracciona su agrupación y no se ha inclinado por los debates insulsos que no llevan a ningún lugar. Pido disculpas por inclinar el escrito hacia lo puramente provincial, en una próxima entrega prometo abordar el espectro nacional más detalladamente.

Correo: fabiandaygorod@gmail.com